Psicología de la alimentación

Llevo tiempo dedicándome al tratamiento de los problemas relacionados con la alimentación. En mi experiencia la relación con la comida es algo complejo y los problemas que se dan a su alrededor son multifactoriales en todos los casos, es decir, que dependen de varios factores (idiosincrasia de la persona, entorno familiar, entorno social, la publicidad, el cánon de belleza actual, la moda…)

Por estos motivos la intervención debe ser integral para poder atajar los problemas que derivan de ello. ¿Qué quiero decir con esto? Pues me refiero al trabajo en equipo con profesionales especializados en la materia (psicólogo y nutricionista principalmente)

Nuestra relación con la comida es personal, tiene una historia, el hecho de que se convierta en una relación tóxica o poco sana tiene que ver con esa “historia” y con el factor “control”. El “control” lo describo como aquello que de manera externa o interna se ejerce sobre la comida, pautando los horarios, los alimentos y la forma que tenemos de comerlos. Desde la psiconutrición se aborda un cambio en los hábitos mucho más gradual, teniendo en cuenta los factores de los que os hablaba anteriormente. De esa forma, podemos acertar a la hora de seguir una dieta nueva y conseguir resultados a largo plazo, que debe ser nuestro objetivo, sino ¿de qué nos sirve pagar una dieta para bajar de peso temporalmente?

No podemos olvidar que la comida es placentera y su “uso” y “horarios” siguen unas pautas marcadas por nuestro cerebro y nuestras señales de hambre y saciedad. Si intentamos de manera brusca y rápida controlar lo que comemos, lo que NO comemos y el cuándo y dónde, lo lógico es que nuestro cuerpo se rebele y nos pida la comida de manera descontrolada, es lo que llamamos ansiedad por comer. Es decir, que el control nos lleva al descontrol, a obsesionarnos con la comida, a pensar mas en ella, a mirarnos y vernos de otra forma, a compararnos con los demás y, de repente, un día, te das cuenta de que todo tu mundo gira alrededor de la alimentación.